Seguidores

martes, 31 de mayo de 2016


"El error es el motor del cambio"


Desde pequeños nos evitan calambrazos innecesarios, que nos partamos los dientes cayéndonos de boca, que nos caigamos de culo al correr.... incluso nos evitan lloros absurdos por riñas. 

Realmente no es bueno que nos alejen de lo malo, porque nos evitan experimentar y errar y, créeme, el error es lo mejor que puede existir en esta vida. Es lo único que nos permite aprender, avanzar. Esto suena extraño, parece una contrariedad, pero después del error viene el acierto y el acierto está en encontrar, después de mucho experimentar, lo que nos hace ser felices, lo que nos hace crecer y mejorar.

Disfruta, el error es el motor del cambio, no tengas miedo. Desde que hice mía esta frase, intento sacar lo positivo de cada error, de cada caída. 
No merece la pena huir de lo que sabemos que tarde o temprano nos va a ayudar, merece la pena que nos arriesguemos, que disfrutemos del momento y no pensemos en el después.
Choquemos con una pared 5 veces si es necesario, estoy segura que de todas y cada una de esas veces llegaremos a sacar una nueva lección.

No pretendas ser un hijo ejemplar, ni un novio ideal, ni un hermano modélico. Tan solo pretende ser feliz por ti mismo. Pretende hacer de cada día el último día de tu vida y siente, en cada paso que das, esa libertad que tanto añoras.
Al fin y al cabo, las experiencias son las que nos hacen aprender. Sí, las experiencias, porque solo cayendo en el error aprendemos.

Yo no te deseo una vida llena de buenos momentos y de todas esas cosas que se repiten cuando las cosas van mal. Te deseo una vida llena de experiencias, buenas o malas, pero llena de experiencias que te hagan crecer.
Una vida que te permita conocer la felicidad, del modo que sea, y que te invite a ser feliz, eso ante todo. Una vida que te libere de tus miedos y que te permita hacer en cada momento lo que quieras o deseas.

Sin ir más lejos, te deseo una vida llena de nuevas lecciones y momentos que te permitan crecer y crecer.


Escrito: PetitaC



lunes, 16 de mayo de 2016


"Cómete el mundo"



Muchas veces lo único que necesitamos es que nos miren a los ojos, que nos tomen de la mano y que nos digan "Vamos, yo confío en ti, tú puedes".

Cree en ti. Camina con seguridad y certeza.

Ponte metas. Que sean claras y concisas. No las alcances, supéralas
Deshazte de tus propios límites, tan solo estorban. Sin prisa pero sin calma, lo importante es llegar.


"Hoy me voy a comer el mundo". Hazlo. Recuerda que lo mejor es enemigo de lo bueno. 




Escrito: PetitaC


viernes, 13 de mayo de 2016


"Perfecta para mí"


¿Sabes? A mí como más me gustas es cuando estas despeinada y con pijama. Con esa camisa azul que tú me regalaste aquel 25 de abril.


Tiene su parte irónica. Me llevó a ti tu perfume, creo que era de Coco Chanel, igual te lo pusiste con alevosía premeditada. Acertaste.
Desde ti, nunca le he llegado a encontrar tanto sentido a esa frase suya: "El perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha".

En cuanto te vi supe que, de alguna manera, ibas a cumplir todas mis expectativas. Esa elegancia tan sutil, ese recogido que dejaba caer sobre tu espalda algún mechón cuidadosamente, esa risa tan perfecta, esa manera de presumir… Me pareció ver un ángel, decidí memorizar cada detalle, dejarme seducir. Decidí ignorar mi alrededor y fundir mis manos con las tuyas, no lo pude evitar.
Lo que no sabía es que si me enganchaba a ti ya no sería fácil dejarte marchar.

Aquella noche pensé que no podías ser más perfecta. Me equivoqué. 
Sí, me equivoqué, porque cuando realmente estas perfecta es recién levantada, sin ropa ni maquillaje. Cuando duermes sobre mi hombro y me matas a cosquillas o me retas a una guerra de almohada. Cuando me invitas a ver mi película favorita y a comer palomitas, aunque las odies. 
Cuando compartes conmigo cada instante y bailamos sin música.


Eres perfecta para mí.


Escrito: PetitaC

miércoles, 11 de mayo de 2016


"Ni él ni ella"

No supo aprovechar los días junto a ella y ahora se lamenta.


Se lamenta porque ella ya no dormirá sobre su hombro. Porque ya no podrá enfadarse cuando sus pies fríos toquen los de él.
Se lamenta porque ya no harán de las sábanas su hogar. Porque sus camisas jamás volverán a cubrir las curvas de su cuerpo.

Tarde, pero se lamenta porque ahora ya no compartirá el desayuno, ni la pasta de dientes, ni la almohada… Porque las risas ahora serán menos risas, porque ya no volverá a reír sus cosquillas.
Se lamenta porque ahora el silencio será su único compañero de viaje.


Sabe que fue un cobarde. Sí, un caballero tan cobarde que ahora suspira fumando en el balcón mientras la ve paseando de la mano de otro. "Quizá un día vuelva"-piensa ella. "Quizá si hubiese llegado a tiempo, ahora sabría todo lo que la amo…"-exhala él.


Escrito: PetitaC

lunes, 9 de mayo de 2016


"Juego sin reglas"

Ella era una gran tentación para él. Él era una gran tentación para ella. Ella sabía muy bien cómo jugar a este juego sin reglas. Él sabía muy bien dónde y cuándo encontrarla y, pese a que era algo prohibido, siempre acudía a su cita "no concertada".

No se hablaban, ni siquiera se miraban. No podían permitirse el lujo de estar juntos, no podían hacerse más daño.
Simplemente evitaban la tentación cuando eran 10 centímetros los que les separaban. Él pensaba que era una locura estar tan cerca de ella y no poder tocarla. A ella le encantaba este juego, pero estaba harta.



Cuando se trata de tentaciones y deseos nadie es tan fuerte como para no caer en ellas. Un día todo cambio. Nadie había renunciado a este juego, a tentar y ser tentado, simplemente habían cambiado de estrategia. Desde entonces ambos visten cara de culpable. Tan culpables que tiembla el misterio al verlos.



Escrito: PetitaC

lunes, 2 de mayo de 2016


"Añade vida a tus días" 


La vida es muy corta como para no saber aprovechar cada instante. 
Trata de añadir vida a tus días. Cualquier ocasión es buena. 

Añade saltos espontáneos de valentía a tus días. Atrévete a sumergirte en un caos diario.
Que nadie te imponga la mediocridad, no pierdas velocidad, ves a por todas, no te pares a mitad camino.
Trata de no perder ninguno de los trenes que hagan parada en tu estación. Deberíamos arriesgar. Sí, deberíamos arriesgar y aprovechar cada una de las oportunidades que se nos brindan, y si no, crearlas. 
Haz que merezca la pena vivir cada soplo de vida.


Escapa de lo que te ata, lánzate al vacío, desnuda tus sentimientos. 
Yo estoy salvada. Sé que mientras su caos sea capaz de ordenar el mío, estoy a salvo.

Inténtalo, hazlo.

Escrito: PetitaC